De la informalidad a la formalidad 14 de junio de 2017 17:23

Por fin, te decidiste a hacer realidad tu sueño de lanzar un pequeño restaurante, tu tía Cleo te rentó (a un excelente precio, según ella) el local que no usa, y tus amigos (cuates de toda la vida) harán las veces de meseros y cajeros, pero resulta que 8 de cada 10 comensales que te visitan… piden factura.

Formalizar tu negocio va más allá de pagar impuestos ante la autoridad, pues registrar tu empresa ante el SAT (Servicio de Administración Tributaria) te puede abrir las puertas a un sinfín de beneficios empezando por los proveedores confiables.

Carlos Sánchez, abogado corporativo, dijo que una de las mayores ventajas que puedes obtener al formalizar tu negocio es emitir facturas; pues además de entregárselas a tus clientes, tendrás oportunidad de hacer negocios con grandes empresas incluso con el gobierno local, estatal o federal.

Ahora bien existen varias modalidades para darte de alta según el giro de tu restaurante.

De acuerdo con el portal del SAT, exclusivo para emprendedores, ubicado en www.sat.gob.mx/quieroemprender, ente las modalidades que puedes seleccionar para darte de alta se encuentran:

  • Régimen de Incorporación Fiscal (RIF),
  • Actividad Empresarial
  • Actividades Agrícolas, Ganaderas, Silvícolas y Pesqueras, aunque claro si tu giro es un restaurante, esta última la descartamos.

Dependiendo de la modalidad en la que te des de alta son las obligaciones y derechos que vas a adquirir. Recuerda que si haces caso omiso a esas responsabilidades, mañana podrás cerrar tu negocio.

Entre los impuestos federales más comunes que los ciudadanos están obligados a pagar se encuentran:

El ISR, Impuesto Sobre la Renta, se genera por la ganancia obtenida durante tu actividad.

Impuesto Especial sobre Productos y servicios;  deriva de la producción o venta de alimentos, gasolina, alcohol, cerveza y tabaco, principalmente.

Impuesto al Valor Agregado, IVA, deriva de adquirir algunos bienes o servicios.

No olvides que así como adquieres derechos y ventajas sobre los comercios no formales,

 

Eligiendo la modalidad

Para elegir la modalidad en la que te puedes dar de alta ante el SAT, lo más recomendable es asesorarte con un contador, pero si no conoces a nadie, no te preocupes porque ésta dependencia te ofrece asesoría gratuita vía telefónica o presencial, lo único que tienes que hacer es llamar al teléfono 0155 627-22728 para pedir información o bien para hacer una cita.

A continuación te ofrecemos los derechos y obligaciones que vas a adquirir en cada uno de los regímenes.

Partimos del supuesto de ser un pequeño negocio de comida rápida con seis empleados e ingresos menores a 2 millones de pesos anuales.

Régimen de Incorporación Fiscal

Este régimen, antes llamado Repecos, se estableció en el 2014 y ofrece varios beneficios como disminución de impuestos, Seguridad Social, Crédito para tu vivienda, Apoyo para tu vivienda y acceso a financiamiento, entre otros.

Pueden tributar las personas que ofrezcan servicios que no requieran de título profesional, por ejemplo: electricista, albañil, taxista, carpintero, plomero y mecánico entre otros.

También las carnicerías, pollerías, fruterías, pescaderías, verdulerías y tienda de abarrotes entre otras.

Puedes darte de alta como persona física o moral, siempre y cuando seas una SAS (Sociedad por Acciones Simplificadas).

Los impuestos que estás obligado a pagar son IVA e ISR; pero para fomentar la formalidad, las autoridades fiscales disminuyen en un 10 por ciento, este impuesto cada año, así durante el primer año no pagarás este impuesto, el segundo año el 90 por ciento… y así hasta el décimo 10 año donde deberás cambiar de régimen.

De acuerdo con información del funcionario vía telefónica si tus ingresos no exceden de $300 mil pesos anuales. No pagas IVA y/o IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios)

Pero si tus ingresos superan dicha cantidad pagas por las operaciones con público en general, aplicando los porcentajes de acuerdo al giro o actividad que realices, adicionalmente  al IVA y/o IEPS aplicarás los porcentajes de reducción que te correspondan.

Es muy importante que consideras que no puedes tributar en este régimen si eres socio, accionistas, integrantes de personas morales, personas que realicen actividades relacionadas con bienes raíces, capitales inmobiliarios, negocios inmobiliarios o actividades financieras.

Tampoco pueden pertenecer a este régimen las personas físicas que obtengan ingresos por concepto de espectáculos públicos y franquiciatarios y los contribuyentes que realicen actividades a través de fideicomisos o asociación en participación

 

Actividad Empresarial

De acuerdo con información publicada en la página del SAT quienes realicen actividades comerciales, industriales, de autotransporte, agrícolas, ganaderas, de pesca o silvícolas, pueden tributar bajo este régimen y no se establece algún límite de ingresos.

Entre los ejemplos que menciona se encuentran: talleres mecánicos, imprentas, restaurantes, cafeterías, cocinas económicas, cantinas y bares.

También tiendas de abarrotes, misceláneas minisúpers;  escuelas; kinders, guarderías; ferreterías y refaccionarias, entre otras.

 

En este régimen estás obligado a:

  •     Llevar tu contabilidad electrónica
  •     Declaraciones mensuales e informativas
  •     Presentar declaraciones anuales
  •     Hacer declaraciones múltiples
  •     Declaraciones Operativas
  •     Registro de Inversiones
  •     Registro de inventario antes del 31 de diciembre
  •     Ofrecer constancia de retención a sus trabajadores

 

Puedes leer el artículo De la informalidad a la formalidad completo en la revista Gastronegocios.